La motivación en los niños

Los expertos en psicología deportiva juvenil, a menudo trabajan muy de cerca de los padres y entrenadores para mejorar el entrenamiento mental de los jóvenes. Los padres y entrenadores que conocen los desafíos y estrategias de “juego mental” están mejor preparados para inculcar confianza en sus jóvenes atletas.

Si usted es un padre o entrenador deportivo, querrá aprender a cómo mejorar la preparación mental de sus atletas para que puedan sacar el máximo provecho de sus habilidades en la competencia.

Aquí está un ejemplo de cómo los entrenadores y los padres pueden mejorar la resistencia mental de los atletas utilizando estrategias comprobadas empiricamente.

Consejo No.1: Expectativas más bajas
Es posible que no sea consciente de que las altas expectativas de los entrenadores y los padres con sus hijos pueden provocar una presión negativa sobre los niños. En ocasiones, los padres y entrenadores imponen sus propias expectativas a sus hijos, con el objetivo de aumentar la confianza en ellos. Sin embargo, a menudo esto tiene el efecto contrario.

Los atletas que tienen altos niveles de confianza en sí mismos, terminan siendo ganadores. Por eso, todos deseamos que nuestros atletas se sientan totalmente seguros a la hora del juego. Eso significa que usted necesita mantener sus expectativas guardadas. Las excesivas expectativas de los padres y entrenadores pueden hacer que los atletas se centren demasiado en los resultados. Esto puede provocar una gran frustración, especialmente cuando no están alcanzando sus objetivos.

Consejo No.2: Mira lo que dices
Así es como funciona: los padres y entrenadores, en sus sinceros esfuerzos de apoyo, a menudo le dicen cosas a los niños que ellos interpretan como altas expectativas.

Al principio, usted podría pensar que esto contribuye a su formación. Es lo que los padres deben decirle a sus para mejorar su confianza, ¿verdad? Incorrecto. Muchos atletas malinterpretan estas situaciones. De hecho, hemos encontrado que los jugadores jóvenes que interpretan cosas sorprendentes sobre estas declaraciones.

Todo esto podría provocar que algunos atletas piensen que necesitan ser perfectos en el campo y triunfar en cada acción.

Podrías pensar que esto es una exageración, pero así es como funcionan las mentes de los atletas jóvenes. Los niños interiorizan sus altas expectativas y quedan demasiado preocupados por conseguir el éxito cada vez compiten.

Consejo No.3: Enfatizar el proceso sobre los resultados
Tenga cuidado con las expectativas que comunica a sus atletas. Le sugerimos que en lugar de pasarles presión, se centre en generarles metas u objetivos más manejables que ayuden a los niños a concentrarse en el proceso.

Por ejemplo, puede pedir a los jugadores de fútbol que tengan un gran rendimiento colectivo, que sepan jugar en equipo, independientemente del resultado.

Si usted como entrenador o padre quiere ayudar a sus jóvenes atletas a alcanzar su máximo potencial en los deportes y cosechar muchos beneficios, asegúrese de familiarizarse con estas y muchas otras estrategias de juego mental para mejorar el éxito de los atletas.